En enero, la media de la jornada laboral pactada en convenios colectivos se situó en 1.762,6 horas anuales, lo que representa un incremento del 0,61% en comparación con el mismo mes del año 2023. Estos datos, provenientes de la Estadística de Convenios Colectivos del Ministerio de Trabajo y Economía Social, reflejan el nivel más alto desde enero de 2019. Estos convenios amparan a 7,37 millones de asalariados y afectan a 817.000 empresas.

De los convenios analizados, 1.522 eran de empresa, abarcando 315.500 trabajadores, y 648 de ámbito superior, afectando a unos siete millones de empleados. En enero, la jornada media pactada en los convenios de empresa fue de 1.722,1 horas al año, un 0,67% más que en el mismo mes de 2023. Mientras que en los convenios de ámbito superior, se pactaron 1.764,4 horas, un 0,55% más que el año anterior. Esta última cifra representa el máximo desde diciembre de 2020, mientras que en los convenios de empresa se sitúa en su punto más alto desde enero de 2019 (1.722,8 horas).

Resultados acumulados

Es importante señalar que el Ministerio de Trabajo aclara que, aunque la información se publica mensualmente, el dato proporcionado es el acumulado correspondiente a los meses transcurridos de cada año natural, por lo que los datos de los primeros meses del año reflejan información poco significativa respecto al año de referencia.

Paralelamente, el repunte de las horas pactadas en la negociación colectiva se produce en un momento en el que se plantea la reducción de la jornada laboral máxima de 40 horas semanales a 38,5, y a 37,5 para el año 2025, propuesta liderada por la vicepresidenta segunda y líder de Sumar, Yolanda Díaz.

Para alcanzar este objetivo, el Ministerio de Trabajo inició una negociación tripartita con sindicatos y la patronal a finales de enero. Sin embargo, los agentes sociales solicitaron dialogar en solitario con el Gobierno para proponer medidas consensuadas que faciliten la aplicación de esta iniciativa. En esta reunión, se presentaron propuestas como la posibilidad de aplicar la reducción de forma anual en lugar de semanal, utilizando fórmulas como el aumento de días libres. A pesar de estas discusiones, las partes aclararon que no se ha alcanzado un acuerdo y que este está «lejos», ya que se trata de un proceso complejo.