La economía mundial está experimentando una situación preocupante: los países del Sur Global pagaron el año pasado más por su deuda que lo recibido en ayuda al desarrollo y nuevos préstamos. Esta tendencia se ha acentuado con las fuertes subidas de tipos de interés en 2022 para frenar la inflación, lo que ha llevado a un desequilibrio financiero en las naciones emergentes y en vías de desarrollo.

Según datos de la ONU, en el último año, los países del Sur Global pagaron cerca de 50.000 millones de dólares más en deuda de lo que recibieron en nueva financiación. Esta situación se ve agravada por la disminución de la ayuda oficial al desarrollo, que ha caído por debajo del objetivo del 0,7% del ingreso nacional bruto, establecido desde la década de los setenta.

Estamos presenciando una tendencia preocupante: los flujos financieros salen de los países en desarrollo que más los necesitan y fluyen hacia sus acreedores

Rebeca Grynspan, jefa del brazo de comercio y desarrollo de la ONU (Unctad)

Esta situación ha llevado a restricciones fiscales que dificultan alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y a una crisis de deuda que afecta principalmente a los países de renta baja. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha señalado que muchos países continúan experimentando choques significativos debido al aumento de los costos de la deuda.

Impacto en África

África es una de las regiones más afectadas por esta crisis de deuda, con países como Etiopía, Ghana, Zambia y Malawi acogiéndose a iniciativas de alivio de la deuda. La mitad de la deuda africana es de carácter multilateral, lo que dificulta su renegociación y pone en riesgo la sostenibilidad financiera de la región.

Mujer bebiendo agua en un campamento en Malaui

Para el Banco Mundial, los costos asociados al servicio de la deuda pública están en aumento, lo que limita la capacidad de inversión de los países en desarrollo. Es fundamental encontrar mecanismos eficaces para la reestructuración de la deuda y evitar consecuencias sociales graves a largo plazo.

Situación en América Latina

En contraste, América Latina ha logrado resistir de manera más sólida los impactos de la crisis de deuda, gracias a factores como el aumento en las remesas, la reducción de importaciones y el mantenimiento de exportaciones. Aunque la región enfrenta desafíos, el crecimiento del PIB se mantiene estable, apoyado por la escalada de los precios de las materias primas.

Hombre con los zapatos rotos en Malaui
Hombre con los zapatos rotos en Malaui

Es crucial abordar la crisis de deuda a nivel global para evitar un impacto devastador en los países en desarrollo y garantizar un crecimiento sostenible a largo plazo.