Más del ochenta y cinco% de los protocolos de capa dos (L2) de la red Ethereum están bajo el control de capitalistas de peligro, lo que ha provocado la desaprobación de la criptocomunidad y el discute sobre los posibles peligros e implicaciones para la esfera.

Según L2beat, este año el total de fondos bloqueados (TVL) en el ecosistema L2 de Ethereum medró un ciento cincuenta y ocho% y alcanzó la cantidad récord de diez y seiscientos noventa millones de dólares estadounidenses en el mes de agosto, con la mayor parte de los proyectos del campo recibiendo financiación de diferentes fondos de capital peligro. 

El ecosistema L2 está dominado por redes como:

  • Arbitrum One, con un TVL de cinco mil ochocientos setenta millones de dólares estadounidenses, que representa el cincuenta y seis con setenta y tres% del total de fondos bloqueados en el campo. Los desarrolladores del protocolo han colectado unos ciento veinte millones de dólares estadounidenses en fondos de capital peligro para desarrollar el proyecto.
  • OP Mainnet con un TVL de dos.680 millones de dólares estadounidenses, el veinticinco con ochenta y ocho% del total de fondos bloqueados en el campo. Los desarrolladores, apoyados por un fondo de capital peligro, han colectado ciento cincuenta millones de dólares estadounidenses para desarrollar el proyecto. 
  • zkSync Era con un TVL de cuatrocientos veinticuatro millones de dólares estadounidenses. Pese a que el dominio del protocolo en el campo es solo de un cuatro%, los desarrolladores lograron colectar doscientos millones de dólares estadounidenses en capital peligro. 

Así puesto que, más del ochenta y cinco% del mercado del protocolo de Capa dos está bajo el control de los inversores de capital peligro. Este dominio podría suponer algunos peligros, en particular, reducir el grado de descentralización e independencia de las redes.

Esta información ha generado múltiples debates en la criptocomunidad. El defensor de la descentralización Chris Blec ha expresado la opinión de que las redes L2 podrían enfrentarse a la regulación debido al control corporativo y a la busca de beneficios. Señala que muchas de estas redes están dirigidas por grandes empresas y fondos, lo que podría reducir su descentralización.

Sus palabras están apoyadas por especialistas que aguardan una mayor regulación en este campo. Si las redes L2 prosiguen estando influidas por los fondos de capital peligro y caen bajo la dirección de grandes corporaciones, esto podría dar sitio a una mayor regulación por la parte de los organismos gubernativos.

Otro motivo de preocupación sobre el futuro del ecosistema L2 fue una declaración de Vitalik Buterin, cofundador de Ethereum. También resaltó los inconvenientes de descentralización de las soluciones L2, aseverando que todas y cada una de las redes de capa dos de la plataforma Ethereum tienen “puertas traseras”. Es decir, la dirección de estos protocolos puede ejercer un control centralizado y efectuar cambios en el código si es preciso, lo que asimismo puede facilitar la regulación desde el exterior.

Recordemos que el desarrollo más activo del ecosistema Ethereum este año se ha observado en el campo de las soluciones de segundo nivel.