Barry Silbert y Digital Currency Group han pedido a un tribunal de Estados Unidos que desestimara una demanda del exchange de los gemelos Winklevoss, Gemini Trust Inc., que acusa a la compañía y a su líder de fraude.

Gemini Trust Inc. presentó previamente una demanda contra DCG y Barry Silbert. En exactamente la misma aducía “fraude y engaño” con relación a la subsidiaria de préstamos de criptomonedas de DCG, Genesis Global Holdco. En el variable panorama del mercado de criptomonedas, las disputas legales se han transformado en un hecho común.

Barry Silbert y Digital Currency Group le responden a Gemini Trust

El reciente enfrentamiento legal entre Gemini Trust Inc., la plataforma de intercambio de criptomonedas fundada por Cameron y Tyler Winklevoss, y Digital Currency Group (DCG), dirigida por Barry Silbert, es un caso claro de las tensiones que pueden surgir en este ámbito en veloz evolución.

El origen del enfrentamiento se remonta a la resolución de Genesis Global Holdco en el mes de noviembre de congelar retiros, lo que dejó atrapados una cantidad substancial de activos de clientes del servicio de Gemini. Este movimiento de Genesis, una plataforma de préstamos de criptomonedas que dejaba a los clientes del servicio de Gemini ganar intereses con sus depósitos de criptomonedas, por último desencadenó una batalla legal que ahora ha llegado a los tribunales.

“La demanda es una continuación infundada de la campaña de relaciones públicas y asesinato de personajes basada en Twitter de Cameron y Tyler Winklevoss de un año de duración para desviar la culpa de su propia mala gestión.”

En contestación, DCG y Silbert han presentado una petición para desechar la demanda, aduciendo que Gemini no ha conseguido sostener apropiadamente sus acusaciones de fraude. Además, acusan a Gemini de realizar una “campaña de difamación de carácter” contra DCG y Silbert.

Este movimiento legal establece el escenario para un proceso legal potencialmente prolongado e complicado que probará los límites del marco regulativo de la industria de las criptomonedas.

En el centro del enfrentamiento se halla el programa Gemini Earn, que dejaba a los usuarios ganar intereses al prestar sus activos de criptomonedas mediante Genesis Global. La presentación de quiebra de Genesis Global en el primer mes del año creó una situación discutida, con Gemini transformándose en un acreedor significativo.

Los sacrificios por solucionar el tema mediante la negociación fracasaron, llevando a Gemini a acentuar el enfrentamiento mediante vías legales.

Una batalla en la mitad de la turbulencia causada por la SEC

La demanda de Gemini aduce que Genesis, en cooperación con DCG y Silbert, promocionó falsamente prácticas robustas de administración de peligros y una pormenorizada evaluación de contrapartes. Gemini mantiene que estas aseveraciones eran “mentiras” y busca recobrar daños y pérdidas resultantes de las supuestas representaciones falsas hechas por DCG y Silbert. DCC asimismo llegó a calificar la demanda de “ridícula”.

“DCG espera superar esta ridícula demanda a medida que continuamos trabajando hacia nuestra misión de acelerar el desarrollo de un mejor sistema financiero.”

La batalla legal entre Gemini y DCG plantea preguntas extensas sobre la responsabilidad y la regulación en la industria. Conforme el mercado de criptomonedas madura, la participación de actores financieros tradicionales y organismos reguladores se hace más evidente.

Un ejemplo es la demanda presentada por la Comisión de Valores y Bolsa (SEC). La corporación ha cargado tanto contra Gemini como contra Genesis Global a inicios de este año. En la SEC terminó acusándolos de ofrecer valores no registrados a través del programa Earn. Tal hecho destaca aún más los retos regulativos a los que se encaran las plataformas de criptomonedas.

Lecciones por aprender cara la regulación del mercado de criptomonedas

El enfrentamiento legal entre Gemini Trust Inc. y Digital Currency Group resalta las contrariedades y las incertidumbres legales en el ámbito de las criptomonedas. El resultado de este caso podría establecer precedentes esenciales para futuras batallas legales y desarrollos regulativos en el ámbito.

La confrontación legal entre Gemini Trust Inc. y Digital Currency Group destaca la complicada interacción entre la veloz evolución de la industria de las criptomonedas. Este caso es simbólico de las luchas continuas del ámbito por establecer indicaciones claras y responsabilidad en un mercado impulsado por la tecnología y de manera frecuente especulativo.

El programa Gemini Earn, que dejaba a los usuarios prestar sus activos de criptomonedas, ejemplariza los productos financieros renovadores mas potencialmente arriesgados que han surgido en el espacio de las criptomonedas.

La aseveración de Gemini de que DCG y Silbert fueron cómplices en representaciones falsas respecto a las prácticas de administración de peligros destaca la necesidad de una mayor trasparencia y diligencia. Esto es en especial cierto en el campo de la promoción de servicios relacionados con criptomonedas.

Finalmente hay que estimar la tensión que se ha venido dando desde el año pasado entre las prácticas financieras tradicionales. Asimismo, el ethos descentralizado del planeta de las criptomonedas. Dicha tensión ha explotado en una “cacería” por la parte de la SEC de actores afianzados como DCG interaccionan con plataformas emergentes.