La Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente del Distrito Nacional del Poder Judicial de República Dominicana, ha anunciado la detención y encarcelamiento por tres meses de Juan Diego Toribio Mejía, acusado de estafar a 95 personas con criptomonedas por más de 2 millones de dólares.

El Poder Judicial de República Dominicana determinó que el acusado formaría parte de una red de estafa y coerción que había estafado a decenas de personas por más de 120 millones de pesos dominicanos, operando scams de criptomonedas mediante cooperativas.

Según la agencia EFE, la red estaría integrada por Luis Alejandro Lantigua, Yoirna Guzmán, José Horario Vicioso, Bélgica Altagracia Báez, Luis Napoleón, Samil José Abad y Harold Martínez, quienes serían buscados por las autoridades y estarían prófugos.

Los estafadores habrían robado cerca de 2,5 millones de dólares y 7,2 millones de pesos dominicanos entre 2021 y 2022. Las plataformas utilizadas, «HDLS Digital Kindom Investment Group» y «Cooperativa de Ahorros, Crédito y Servicios Múltiples», habrían atraído a clientes que invirtieron millones de pesos dominicanos atraídos por promesas de ganancias del 165% anual.

Los clientes, motivados por los rendimientos prometidos, habrían aportado entre 7,000 y 40,000 dólares a estas plataformas. El esquema Ponzi les prometía 500 dólares por cada nueva persona que invirtiera, según informó el Nuevo Diario.

No es la primera vez que se registran scams de criptomonedas en República Dominicana. A principios de 2023, autoridades del Ministerio Público arrestaron a Jairo González, un empresario acusado de múltiples estafas con criptomonedas, tras al menos 50 denuncias en su contra, junto a su socio Kelmin Santos.

Los scams de criptomonedas tienden a aumentar durante épocas de bonanza en el mercado y disminuir en épocas de baja, sin embargo, la Comisión Federal de Comercio (FTC) ha advertido que los estafadores exigen cada vez más pagos en criptomonedas como Bitcoin (BTC) y Ethereum (ETH).

La FTC ha alertado sobre los riesgos de invertir en criptomonedas, ya que no cuentan con las mismas protecciones legales que los métodos de pago tradicionales. Adicionalmente, se han reportado «scams» románticos, donde los estafadores solicitan criptomonedas a personas solitarias.

A pesar de ser uno de los países con menor adopción de blockchain y criptomonedas en Latinoamérica, República Dominicana está colaborando con otros bancos centrales para analizar las monedas digitales, según lo anunciado por su Banco Central el año pasado. Aunque no se ha revelado más información al respecto, BeInCrypto informó que el proyecto evalúa el impacto monetario y la funcionalidad de los criptoactivos, los cuales no están regulados en el país.