En el móvil, en el ordenador o en las consolas, jugar a ciertos juegos para videoconsolas ayuda a adquirir habilidades esenciales como la comunicación o el trabajo en grupo, que aun pueden servir en el momento de localizar el primer empleo. Es lo que manifiesta una encuesta llevada a cabo por YouTube y Censuswide con gamers (jugadores) y reclutadores. Un resultado que corrobora con otras investigaciones los efectos positivos de los juegos para videoconsolas en las funciones cognitivas. Según los profesionales de recursos humanos, en el momento en que una persona no tiene experiencia anterior, mentar la práctica de un determinado juego en la candidatura resulta novedoso. Eso sí, siempre que la competencia adquirida tenga alguna relación con lo que se solicita en la plaza libre.

En el estudio participaron 1.500 gamers entre dieciocho y veintiseis años en España y la mitad de los encuestados asevera que relacionarse con otros jugadores les da una mayor seguridad en el momento de comunicarse. Además, alrededor del treinta% afirma que los juegos para videoconsolas contribuyen a hacerles meditar de forma estratégica y sostener la calma en instantes de tensión. A eso, Miguel Bernal añade: “Fortalece la agilidad mental, los reflejos, la capacidad de atención”. Mike, como es conocido, es gamer profesional y el autor de Mikecrack, uno de los canales en castellano más grandes de YouTube, con más de treinta y siete millones de subscritores.

Jugador de siempre, entró a este planeta asimismo por necesidad. De pequeño, le costaba mucho concluir labores largas y monótonas y fue diagnosticado con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Afirma que ha logrado conseguir una progresión “con la mecánica de los videojuegos de ir completando hitos”. “Había recibido ayuda pedagógica sobre cómo afrontar este tipo de problemas. Recuerdo que casi siempre me recomendaban hacer retos y desafíos en papel, pero que no dejaban de ser juegos. Es casi lo mismo”, cuenta a EL PAÍS por video llamada desde su escritorio, donde graba los vídeos para su canal.

Miguel Bernal, 'gamer' y creador del canal de Youtube Mikecrack.
Miguel Bernal, ‘gamer’ y autor del canal de Youtube Mikecrack.

De una infancia con TDAH hasta transformarse uno de los mayores éxitos de YouTube, Mike explica de qué forma la activa de los juegos para videoconsolas ha alterado su forma de realizar actividades de su vida rutinaria. Cuando comenzó con su canal para compartir contenido sobre gaming hace 7 años, lo tenía bien claro: deseaba transformar la afición en profesión. Para conseguirlo, lo tomó tal y como si fuera una misión en la pantalla. (*8*), especifica.

Un juego para cada destreza

A sus treinta años recién cumplidos, matiza que jamás ha ejercido otra profesión y reconoce que, aunque ciertos juegos para videoconsolas contribuyen a progresar estas habilidades blandas, hay que ser selectivo en el momento de escoger a qué jugar y cuánto tiempo dedicarle. Según sugiere, un juego que “favorece la sociabilización” es el Among Us, hay un traidor en un conjunto y todos deben proseguir las pistas para identificarlo. “Tiene mucha psicología, porque si eres el malo tienes que engañar, si eres el bueno, tienes que evitar caer en la trampa. Es muy complicado”, describe.

Minecraft es, para él, el rey de los juegos para videoconsolas. (*1*), agrega.

Para ejercitar el trabajo en grupo y la coordinación, mienta el League of Legends y el Counter Strike, que son juegos “más competitivos” y si una persona no hace adecuadamente su trabajo, un equipo fracasa.

Tina Sánchez, autora del canal Tinenqa en Youtube, con prácticamente 3 millones de seguidores, asimismo estima que las plataformas de multijugador son las que más contribuyen a desarrollar la comunicación y sociabilización, por el hecho de que se puede interaccionar con personas de diferentes lugares. “Al final, quitas las barreras de internet y se van a conocer. Está muy guay”, mantiene la gamer de veintinueve años, que atribuye al juego una mejora positiva en su forma de comunicar. “Me pongo a jugar y hablo con gente inglesa, con gente de Portugal (…). Yo era una persona superintrovertida y con el paso del tiempo me he ido abriendo más. Si me dices hace unos años que voy a hacer una entrevista, yo digo que no me la hagan, estaría temblando”, expresa por videoconferencia con la naturalidad de quien graba vídeos en su día a día para una audiencia de millares de personas.

De la consola a la oficina

La investigación de Youtube refleja, además de esto, que poco más de la mitad de los responsables de Recursos Humanos son propensos a contratar aspirantes que les charlen de esas competencias de forma directa. Mónica Pérez, directiva de Comunicación y Estudios de Infojobs explica que las compañías mientan frecuentemente la relevancia de las habilidades blandas en una candidatura. “La primera es trabajar en equipo. También la proactividad, saber resolver conflictos, la orientación a resultados, la toma de decisiones, la tolerancia a la presión. Si hablamos de todo esto en un entorno de videojuegos, muchos ponen en práctica precisamente estas habilidades”, explica por teléfono.

Pérez estima que manifestarlas en la presentación de una candidatura, eminentemente si es para el primer empleo, produce valor. (*2*), mantiene. Sin embargo, no es suficiente con mentarlo. Hay que explicar el valor que se aporta a la candidatura. “Me interesa determinado juego, porque desarrollo estas habilidades y es relevante para esta oferta de trabajo por estos motivos”, ejemplariza.

Roque Adrada, organizador de los programas de grado de Esade Careers, explica que uno de los grandes fallos en el momento de crear un CV y o una carta de presentación, es hacerlo de forma genérica, sin una conexión entre las competencias que uno tiene y los conocimientos que se procuran en la plaza libre. Por lo que, aconseja que sea lea con detalle la oferta de empleo y se investigue con profundidad la organización y el proyecto.

Sobre la manera de resaltar las competencias, Adrada reafirma que si un aspirante ha ganado un campeonato de un juego, por poner un ejemplo, debe mentarlo por el hecho de que refleja “la habilidad de trabajo en equipo, la capacidad de comunicación o de pensamiento estratégico”, sigue. Y si es en un ambiente internacional, aún mejor. (*3*), concluye.

Puedes proseguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y Twitter o apuntarte acá para percibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para proseguir leyendo

Lee sin límites