OpenAI ha decidido pausar el uso de la voz conocida como Sky en su nuevo modelo de ChatGPT, tras recibir amenazas legales por parte de la actriz Scarlett Johansson. Este nuevo sistema de inteligencia artificial busca imitar la interacción humana a través de voces de actores y actrices seleccionados por la compañía.

La polémica surgió cuando se reveló que la voz de Sky, que recuerda al tono de Johansson en la película «Her», generó preocupación y advertencias legales por parte de la actriz. A pesar de que no hubo una demanda formal, las comunicaciones legales llevaron a OpenAI a tomar la decisión de detener temporalmente el uso de esta voz en su tecnología.

Según declaraciones de Johansson, el director ejecutivo de ChatGPT le había propuesto utilizar su voz en el nuevo modelo, a lo que ella se negó por motivos personales. Sin embargo, se sorprendió al escuchar la demo de la voz Sky, la cual consideró muy similar a la suya y generó confusión en su entorno.

Esta situación ha puesto de manifiesto la importancia de la transparencia y la protección de los derechos individuales en un contexto donde la tecnología puede imitar voces y generar confusión en el público. Johansson ha manifestado la necesidad de una legislación adecuada para garantizar la protección de la identidad y el trabajo de las personas en un entorno digital cada vez más complejo.

Por otro lado, OpenAI ha comunicado que el proceso de selección de voces para ChatGPT comenzó en 2023, recibiendo 400 propuestas de actores y actrices. Los elegidos debían cumplir con ciertos rasgos específicos como inspirar confianza, tener una voz cálida y carismática, entre otros aspectos. La remuneración para los participantes fue por encima de las tarifas del mercado, y la colaboración con ellos continúa en futuros proyectos.

A pesar de la controversia con la voz de Sky, OpenAI ha asegurado que seguirá introduciendo nuevas voces en su tecnología para adaptarse a las preferencias de los usuarios y ofrecer más opciones en sus servicios de inteligencia artificial.