La Policía Nacional de España ha implementado un sistema automático de reconocimiento facial en sus investigaciones, el programa ABIS, que utiliza inteligencia artificial para identificar a personas en cuestión de segundos. Esta tecnología innovadora se ha utilizado en más de 400 investigaciones, con un 40% de éxito en la identificación de implicados en delitos.

Actualmente, hay 13 estaciones operativas de ABIS en diferentes ciudades españolas, y se prevé que continúe expandiéndose. Este sistema complementa las prácticas tradicionales de identificación a través de huellas dactilares y ADN, ofreciendo así una nueva herramienta para el trabajo policial.

Cada individuo tiene rasgos faciales únicos que se mantienen relativamente constantes a lo largo de los años. Los sistemas de reconocimiento facial extraen estos rasgos, creando un patrón único para cada persona que luego se compara con bases de datos para encontrar coincidencias.



Sistema de reconocimiento facial en feria CES AsiaZigor Aldama

El uso de ABIS cumple con la normativa europea de Inteligencia Artificial al no procesar imágenes en tiempo real, evitando así posibles problemas legales. A nivel internacional, países como Francia, Países Bajos y Alemania ya utilizan activamente esta tecnología en sus labores policiales.

Es fundamental destacar que ABIS no reemplaza el trabajo de los investigadores, sino que proporciona pistas y candidatos potenciales para resolver casos. Además, su uso no siempre requiere autorización judicial, pudiendo ser solicitado por grupos de investigación policial en el marco de sus labores.

Cuestiones de privacidad y garantías

Si bien el reconocimiento facial es una herramienta poderosa en la lucha contra el crimen, su uso indiscriminado plantea preocupaciones sobre la privacidad de los ciudadanos. Es importante garantizar que el sistema ABIS esté entrenado de forma transparente y siga estándares éticos y legales estrictos.

Expertos en ética y tecnología han señalado la importancia de evaluar de manera precisa la efectividad y fiabilidad de ABIS, así como de definir claramente los criterios de éxito de esta tecnología. El equilibrio entre seguridad y privacidad es crucial en el uso de herramientas de reconocimiento facial, y debe ser abordado con responsabilidad y transparencia.


Inspector jefe Sergio Castro, responsable de ABIS
Inspector jefe Sergio Castro, responsable de ABISSamuel Sánchez

En resumen, el reconocimiento facial en la Policía española representa un avance tecnológico significativo en sus investigaciones, pero su uso debe estar sujeto a un estricto control y evaluación para garantizar la protección de los datos personales y la privacidad de los ciudadanos.