El ecosistema emprendedor en España atraviesa una ápoca dulce motivada por una mayor madurez de todos los agentes implicados que acorta distancias a pasos agigantados con su entorno y se permite la irrupción de fórmulas disruptoras e innovadoras que alientan un nuevo tiempo entre inversores, startups y corporates.

Mutter Ventures es uno de los nombres propios de este momento apasionante del sector. A principios de 2023 se convirtió en el primer venture builder que cotiza en Euronext París, una maniobra estratégica de la compañía que es toda una manifestación de intenciones a futuro y que, según valora a D+I su CEO y cofundador, Christián Rodríguez, a partir de 2024 comenzará a evidenciar sus primeros resultados.

Convertirse en una empresa cotizada ha ejercido este año como una hoja de ruta en esta fábrica de startups, que en el futuro «hará más fácil la entrada y salida de accionistas», algo muy importante en el contexto actual de una financiación más exigente.

[Christian Rodríguez (Mutter Ventures), sobre su salida a Bolsa: «Habrá muchos más movimientos en el ecosistema»]

Pero el impacto todavía no ha sido constatable este año -«tampoco era lo buscado», puntualiza Rodríguez- y habrá que esperar a 2024 y 2025 para poder medirlo.

«La salida a Bolsa ha supuesto un reto a nivel operativo, pero en cuanto a liquidez, será a partir de este próximo año cuando esperamos movimientos. Es lógico que sea entonces porque cuando una compañía como la nuestra sale al mercado hay una parte de los accionistas que no pueden vender -el equipo promotor-, es una de las claves para la confianza del mercado, y otros han entrado hace muy poco y tampoco quieren vender», argumenta el CEO de Mutter Ventures.

«La salida a Bolsa ha sido este año un reto operativo, pero en cuanto a liquidez será a partir de 2024 cuando esperamos movimientos»

Christian Rodríguez, CEO y cofundador de Mutter Ventures

El venture builder, que nació en 2018 en Barcelona, cuenta con un equipo de cerca de 30 personas es el responsable de trazar el camino de esta fábrica de startups que impulsa entre cuatro y seis proyectos al año.

Groenlandia Tech -monitorización a tiempo real del transporte de muestras biológicas-; Saldadoslegaltech que ofrece un servicio de asesoramiento para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad-; Advancing – servicio 100% digital dirigido a propietarios de inmuebles que adelanta el alquiler y protege ante posibles impagos del inquilino- o Maxlu -propuesta de valor para el sector petcare en la que ofrece una experiencia única y omnicanal en la que incluye el acompañamiento veterinario- son algunos de los proyectos de Mutter Ventures.


Equipo de Mutter Ventures.

Ese momento crucial para Mutter Ventures a partir de 2024 a nivel interno y vinculado a su reciente salida a Bolsa en el parqué parisino coincidirá con una etapa en el emprendimiento que invita a ser más optimistas. Aunque no se prevén cambios drásticos a la vista, más bien, una evolución.

«Llevo 15 años en este sector y nunca se había visto tanta prudencia y la corrección se te puede pasar de frenada. Se ha notado un aumento de las exigencias para invertir, la marcha de inversores hacia otros sectores y ámbitos, una caída en las valoraciones como no se veía hacía años y esto ha llevado a los emprendedores a enfrentarse a replanteamientos que llegan a traspasar a cuestiones emocionales», relata el CEO de Mutter Ventures.

Lejos de caer en la resignación, Christian Rodríguez asegura que el aprendizaje se ha logrado y que la corrección del mercado está hecha.

«Todas las partes han aprendido la lección; el emprendedor, que su proyecto debe ser rentable, pero desde ya, no a cuatro o cinco años, y que debe tener un impacto real en el cliente, y el inversor ha aprendido que no se puede asumir un nivel de especulación que era insostenible. El dinero está y la necesidad de seguir invirtiendo existe«.

«En 2024 primarán los proyectos que contribuyan a la eficiencia y mejora de los procesos de las empresas y las cadenas de valor, con un impacto real en el cliente»

Christian Rodríguez, CEO y cofundador de Mutter Ventures

Su trayectoria como incubadora de startups le permite a la compañía realizar un diagnóstico claro sobre la tipología de proyectos que primará en 2024, en la que volverán a sonar coceptos como prudencia, realismo, impacto, madurez, eficiencia y mejora de los procesos.

«En 2024 todo proyecto que contribuya a la eficiencia y mejora de los procesos y las cadenas de valor y que genere un impacto real será bienvenido». Y añade el refrán catalán qui paga mana a la ecuación: «La manera de pensar del inversor va a condicionar los proyectos de los emprendedores».

¿Y el papel de la IA?

En este contexto, ¿cómo impactará la inteligencia artificial en la creación y crecimiento de los nuevos proyectos emprendedores? Rodríguez es categórico: «La inteligencia artificial es el medio por el cual los emprendedores pueden llegar a conseguir esa eficiencia en ese producto que estás generando y que hace que ese cliente que te lo compra no le importe pagarlo porque le estás generando un impacto en ahorro de costes, en aumento de información, etc».

El nuevo año toca a la puerta y, con estos factores analizados, Mutter Ventures ultima la maquinaria para buscar esos nuevos proyectos que incorporar a su fábrica de startups. Los requisitos, están claros: «proyectos en sectores maduros, donde una propuesta de valor sea un poco más rápida de ejecutar, donde no haya que dedicar mucho tiempo a explicar cuál es nuestra propuesta. No es fácil».

Nadie dijo que el reto fuera sencillo, pero la madurez y solidez del ecosistema emprendedor español y la experiencia atesorada durante los últimos años es el mejor aval para librar la batalla.