Un nuevo informe corrobora el freno en la inversión en proyectos emprendedores en España, a pesar de que el número de operaciones va resistiendo y, por norma general, la actividad del ecosistema sostiene el tipo a pesar de que se extiende a lo largo de la primera mitad de dos mil veintidos el endurecimiento de los requisitos del capital privado.

Si la semana pasada se conocieron los datos del primer semestre de la patronal del capital privado SpainCap -que apuntaban en esta dirección-, este veinticinco de julio es el Informe de tendencias de inversión en España del primer semestre de 2023, de la Fundación Innovación Bankinter, el responsable de poner negro sobre blanco.

Y las cantidades describen un mismo escenario. La primera mitad de dos mil veintitres sigue la línea de los últimos meses de 2022 en el ecosistema start-ups de España, con un incremento de la actividad en frente de la tendencia de desaceleración en el volumen de inversión. 

[Despidos en las startups: reajuste «saludable» ante la cautela inversora o viraje hacia otro frenazo económico]

En específico, durante el primer semestre del año se han producido 209 operaciones de inversión (un doce% más que en el segundo semestre de dos mil veintidos) que representan un volumen de mil treinta y cinco millones de euros (-treinta% con respecto al periodo precedente).

Si se descuentan las megarrondas de la ecuación, el importe captado es de seiscientos ochenta y uno millones de euros, prácticamente exactamente la misma cifra que lo captado en la segunda mitad de dos mil veintidos (seiscientos ochenta y nueve con cinco millones de euros), lo que confirma «la resiliencia del ecosistema subyacente de fases iniciales», señala el informe.

El primer semestre del año ha venido marcado por un aumento relevante en el número de operaciones de fases preseed y seed (setenta y ocho en frente de sesenta y siete en el segundo semestre de dos mil veintidos), y aún mayor de Serie B (treinta y cinco operaciones en frente de veintiuno).

Crecen asimismo las operaciones de Serie A (setenta en frente de sesenta y dos). Por su parte, reducen sensiblemente las Serie C (cinco operaciones en frente de doce en el segundo semestre de dos mil veintidos).


Radiografía de la inversión en el primer semestre de dos mil veintitres, conforme el informe de la Fundación Innovación Bankinter.

Durante el primer semestre de dos mil veintitres, los fondos de venture capital prosiguen teniendo un peso muy señalado en el ecosistema de España, si bien su volumen de inversión reduce hasta un sesenta y ocho% si lo equiparamos con exactamente el mismo periodo de dos mil veintidos. Respecto al último semestre de dos mil veintidos, el número de operaciones medra sutilmente (noventa y dos en frente de ochenta y cinco) y el volumen reduce un cuarenta y uno%.

Destaca el desarrollo de corporate venture, que pasa de quince a treinta operaciones del precedente semestre a este y de setenta y nueve millones a doscientos noventa millones en volumen invertido. También se registra una atractiva minoración del volumen de inversión de los family office, que pasa de un volumen de ciento cuarenta y nueve millones en la segunda mitad de dos mil veintidos a once millones de euros en la primera mitad de dos mil veintitres, si bien con exactamente el mismo número de operaciones (seis).

En cuanto a ámbitos de actividad, vuelve a ponerse a la cabeza el ámbito fintech e insurtech tanto por número de operaciones (veintinueve) como por volumen captado (155M€).

Tras este, resaltan los ámbitos de movilidad y logística, y viajes y turismo, que con muchas menos operaciones (once y seis respectivamente), llegan a volúmenes afines de inversión (ciento cuarenta y dos y ciento veintidos millones de euros). Por último, resalta el desarrollo del ámbito classifieds / directory, con prácticamente noventa millones de inversión (+2.500%), que se pone en cuarta situación. Este fenómeno se explica por la operación de inversión en Wallapop de ochenta y uno millones de euros.

También aumenta mucho el peso de los inversores locales, que participan poco a poco más en rondas mayores. La inversión local medra hasta los trescientos cuarenta millones de euros, un cuarenta y dos con cinco% más que en exactamente el mismo periodo del año pasado.

«Llama la atención que el número de operaciones ha disminuido, demostrando que el inversor local entra cada vez más en rondas más grandes (119 operaciones, que suponen un 23,7% menos que en el mismo periodo del año pasado)», mantienen en el documento.

Las rondas donde invierten inversores extranjeros caen tanto en inversión pura extranjera (en rondas cerradas solamente por inversores internacionales) como en rondas mixtas.

Inversión por urbes

En cuanto a inversión por ciudades, Barcelona ha captado quinientos veintisiete millones de euros en sesenta y siete operaciones en frente de los trescientos cuarenta y nueve millones captados por Madrid en setenta y tres operaciones. Aún así, las dos urbes caen cerca de un cuarenta y siete% en volumen de inversión en comparación con exactamente el mismo periodo de dos mil veintidos. 

El eje mediterráneo (Valencia, Alicante, Murcia) se afianza como tercera zona más activa de inversión. Pamplona y Gijón aparecen en el quinto y octavo puesto merced a las operaciones de Veridas (quince millones de euros) en Pamplona y de Biow (cinco millones) y Plexigrid (cuatro con cinco millones) en Gijón.

Respecto a las desinversiones, disminuye el volumen de exits por coste pagado, como el número de operaciones. El primer semestre del año dos mil veintitres viene marcado por una minoración tanto del volumen (novecientos ochenta millones, un veintidos% menos que en exactamente el mismo periodo de dos mil veintidos) como de número de operaciones recogidas (treinta y uno, un cuarenta% menos que en el primer semestre de dos mil veintidos).

 

Sigue los temas que te interesan