Exterior de la sede del Banco de España, en Madrid.Pablo Monge Fernandez

El Banco de España ha informado que las familias y empresas residentes en España han experimentado un récord en la retirada de depósitos en el año 2023, con una acumulación de salidas de 29.706 millones de euros hasta noviembre. Este retroceso es el mayor registrado en el período enero-noviembre desde que se tienen registros mensuales a partir de 2003. En términos interanuales, se observa un descenso en los depósitos de hogares y compañías, que cerraron noviembre en los 1,27 billones de euros.

Las familias, en particular, han retirado 22.507 millones de euros durante el mismo período. Este comportamiento se debe a la disminución de los depósitos a la vista en 73.675 millones de euros, compensado parcialmente por el incremento de los depósitos a plazo en 51.126 millones de euros. La utilización del ahorro para enfrentar el aumento de precios y el repunte de la amortización de préstamos son las principales razones detrás de estos movimientos.

En cuanto a las empresas, también han reducido sus depósitos bancarios en 7.199 millones de euros hasta noviembre. La disminución se debe a la reducción de los depósitos a la vista y con preaviso en 35.217 millones de euros, contrarrestado parcialmente por el aumento en los depósitos a plazo en 27.920 millones de euros.

La remuneración ofrecida por la banca en España para los depósitos de familias y empresas se sitúa por debajo de la ofrecida en otros países europeos, lo que ha incentivado la búsqueda de alternativas más rentables para el dinero ocioso. Productos como los depósitos a plazo, los fondos de inversión y las letras del Tesoro se han vuelto más atractivos en este contexto.

En noviembre, tanto los hogares como las sociedades no financieras aumentaron sus depósitos bancarios en casi 5.000 millones de euros y casi 8.000 millones de euros, respectivamente.

Mantente actualizado de las noticias en nuestro Twitter (Forbes Hispano) e Instagram (Forbes Hispano)