Central hidroeléctrica de Aldeadávila, de Iberdrola.

Desde el grupo parlamentario Sumar se ha presentado una propuesta en el Congreso para la creación de una empresa pública encargada de gestionar las centrales hidroeléctricas en España. Esta iniciativa tiene como objetivo principal la gestión de las concesiones vencidas del dominio público hidráulico.

La propuesta se centra en la necesidad de que la generación eléctrica esté en manos del sector público para garantizar la soberanía energética. Esto permitiría que parte de los beneficios obtenidos reviertan en el Estado y se privilegie el bienestar social sobre los beneficios económicos.

Sumar argumenta que la gestión privada de recursos hidroeléctricos no se rige por criterios de competencia, y que la regulación existente no ha sido efectiva para corregir posibles malas prácticas en el sector.

Para abordar esta situación, proponen la creación de una empresa pública con autonomía en su gestión y capacidad para producir energía eléctrica a través del uso de aguas. Esta entidad podría surgir desde cero o mediante la transformación de Hunosa, perteneciente a la SEPI, en esta nueva compañía pública de generación de energía.

Además, se plantea que esta empresa pública pueda invertir en nuevas instalaciones de energía, constituir sociedades y participar en otras ya existentes para llevar a cabo la generación de energía, con el objetivo de beneficiar a la ciudadanía y contribuir a la recuperación económica y social de los municipios afectados por las instalaciones hidroeléctricas.

En paralelo, Sumar solicita al Gobierno la elaboración de un informe detallado sobre las concesiones del dominio público hidráulico vigentes, los vencimientos de estas y el cumplimiento de los términos de las concesiones, junto con una posible reforma de la Ley de Aguas para alcanzar los objetivos propuestos.