La llegada de los 723.800 millones de euros de los fondos Next Generation supuso una oportunidad única para que España pueda recuperarse de los estragos de la pandemia. Sin embargo, el reto de distribuir eficientemente este dinero y alcanzar los objetivos planteados se ha convertido en una carrera contrarreloj.

Con la ejecución de los 163.000 millones de euros asignados al país programada para finalizar en agosto de 2026, el Ministerio de Economía ya ha puesto en marcha las principales convocatorias de los 12 proyectos estratégicos (Pertes). Según el último balance del Ejecutivo, se han resuelto convocatorias por valor de 33.600 millones, financiando más de 600.000 proyectos y beneficiando a más de 400.000 empresas y autónomos además de 150.000 personas físicas.

Sin embargo, la distribución efectiva de estos fondos a las empresas presenta desafíos, ya que una buena parte de ellos acaban en entidades públicas y solo un 39% se destinan directamente a empresas. Aunque desde el Gobierno se ofrece información detallada sobre la distribución de subvenciones, sigue siendo difícil rastrear qué parte de los pagos se destinan al sector privado.


Banderas en el edificio de la Comisión Europea el pasado 14 de enero. Michele Spatari (NurPhoto/Getty Images)

Desafíos en la ejecución de los fondos

Según un informe elaborado por el equipo de Baena, solo el 46% de la dotación original se ha asignado a beneficiarios concretos para actuaciones específicas. A pesar de que algunos expertos consideran que la ejecución va a un ritmo razonable, existen preocupaciones sobre la capacidad de la administración para gestionar el volumen de financiamiento y sobre la complejidad burocrática que ralentiza el proceso.

Además, la distribución de los fondos también ha generado cierto descontento entre las empresas, ya que algunos proyectos se han visto retrasados debido a la complejidad burocrática. En determinados casos, los retrasos en la resolución de convocatorias han generado incertidumbre y dificultades financieras para las empresas, lo que ha generado cierto descontento en el sector empresarial.


Planta de electrólisis del agua para obtener hidrógeno verde en Puertollano, Ciudad Real, de la compañía Iberdrola.

Planta de electrólisis del agua para obtener hidrógeno verde en Puertollano, Ciudad Real, de la compañía Iberdrola. Nacho Martin (IBERDROLA)

Retos hacia el futuro

La gestión efectiva de los fondos Next Generation representa un desafío crucial para la recuperación económica de España. Con la adenda firmada en otoño, que abre la posibilidad de conceder otros 83.200 millones de euros en préstamos, la presión sobre la administración para gestionar eficazmente estos recursos aumenta considerablemente.

Los próximos años serán determinantes para evaluar el impacto real de la ejecución de estos fondos en la economía española. La capacidad de la administración para simplificar los procedimientos, agilizar los procesos y reducir la burocracia será fundamental para garantizar el éxito de este ambicioso plan de recuperación.

Repercusión en el mercado interno y competitividad internacional

El buen uso de los fondos Next Generation no solo tendrá un impacto a nivel nacional, sino que también será crucial para la competitividad de España en el contexto internacional. Una gestión eficiente de estos recursos contribuirá a fortalecer la posición de las empresas españolas en el mercado global y a impulsar el desarrollo económico del país en su conjunto.

En resumen, la correcta ejecución de los fondos Next Generation representa un desafío sin precedentes para la administración española, pero también abre la puerta a nuevas oportunidades de desarrollo y crecimiento. El futuro de la economía española dependerá en gran medida de la capacidad para aprovechar al máximo este financiamiento y convertirlo en resultados tangibles y sostenibles a largo plazo.

_