Durante el año 2023, se generaron en España un total de 783.000 empleos, tres veces más que el año anterior. Lo más destacable es que el crecimiento se concentra en sectores de alto valor añadido, con salarios y condiciones laborales superiores a la media. Según la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada recientemente, el sector que más contribuyó a la creación de empleo en 2023 fue el de actividades profesionales, científicas y técnicas, con 165.300 nuevos puestos de trabajo. Esta cifra supera a sectores como las actividades sanitarias y de servicios sociales (138.600), la construcción (108.300) y la hostelería (80.600). La importancia de este crecimiento se refleja al comparar el peso del sector técnico con otros sectores de ocupación, donde queda por delante del comercio, la industria manufacturera, la sanidad y la hostelería. De hecho, la suma de los empleos creados en comercio y hostelería (156.000) no alcanza a igualar a los generados por las actividades científicas y técnicas.

El Gobierno ha resaltado este fenómeno, relacionándolo con el efecto del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como con las reformas estructurales y de digitalización impulsadas por los fondos europeos. Según el secretario de Estado de Seguridad Social, Borja Suárez, estas reformas están generando un impacto positivo en la afiliación de sectores vinculados a la informática y las actividades científicas y técnicas. Por su parte, el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, ha destacado la importancia de las políticas laborales de esta legislatura, que han contribuido a la creación de empleo y a la desestacionalización del mercado laboral.

Los 165.300 nuevos empleos en actividades técnicas se desglosan de la siguiente manera: 65.700 en arquitectura e ingeniería, 26.600 en sedes centrales y consultoría, 20.000 en actividades jurídicas y contables, 10.400 en investigación y desarrollo, 9.900 en publicidad y estudios de mercado, 9.300 en actividades veterinarias y 23.200 en otras actividades profesionales, científicas y técnicas.

A nivel de clasificación por CNAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas), hay sectores con incrementos aún mayores, como el apoyo a la industria extractiva con un aumento del 633% en la ocupación, o las actividades cinematográficas y de programas de televisión, grabación de sonido y edición musical, que registraron un incremento del 61,8% en el empleo. En términos generales, la ocupación ha aumentado un 3,8% respecto al año anterior. Además, sectores como información y comunicaciones, empleo doméstico y hostelería también han experimentado aumentos superiores a la media, aunque en este último caso, los expertos advierten sobre un cambio estructural debido a las condiciones precarias de trabajo que ofrece el sector.

Sectores con retroceso

Aunque el panorama general es de crecimiento, hay cinco sectores en los que la ocupación ha disminuido en comparación con el año anterior: actividades artísticas y de entretenimiento, transporte y almacenamiento, actividades inmobiliarias, Administración Pública y suministro de agua y actividades de saneamiento. Además, hay sectores como las actividades financieras y la industria manufacturera que han experimentado un crecimiento modesto, lo que plantea desafíos para la reindustrialización y la digitalización en estos ámbitos.

_

Mantente actualizado de las noticias en nuestro Twitter e Instagram