El Certificado de Ahorro Energético (CAE) ha llegado para revolucionar la manera en que las comunidades de propietarios pueden obtener ingresos adicionales. Este sistema, poco conocido hasta ahora en España pero exitoso en países como Francia, acredita el ahorro de energía generado a través de mejoras en la eficiencia energética de un edificio. Lo innovador de este mecanismo es que estos certificados de ahorro energético pueden ser comercializados, representando 1 kilovatio hora (KWh) de ahorro energético cada uno.

En la práctica, si, por ejemplo, una comunidad realiza una actuación que resulta en un ahorro de 100 KWh, podrá emitir y vender 100 CAE correspondientes a ese ahorro.

El CAE funciona como un activo que puede ser monetizado. Las empresas obligadas por ley a obtener una cuota anual de ahorro energético, como comercializadoras de gas y electricidad, tienen la posibilidad de adquirir estos certificados, ya sea directamente o a través de intermediarios. Entre las compañías obligadas en 2024 se encuentran grandes nombres como Naturgy, Repsol, Iberdrola, Cepsa y EDP, entre otras.

Anteriormente, estas empresas solo podían cumplir con su obligación aportando fondos al Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE). Sin embargo, con la aprobación del real decreto 36/2023 en enero de 2023, ahora también tienen la opción de adquirir CAE de comunidades de propietarios u otras empresas del sector energético, siempre buscando la alternativa más económica en comparación con el pago al FNEE.

Beneficios para las comunidades de propietarios

Las comunidades de propietarios pueden obtener beneficios significativos a través de la venta de CAE. Según Clara Pilar González-Pedraz, de EQA Sistemas, con el precio actual de los certificados, se podría cubrir entre un 10% y un 15% de la inversión realizada en mejoras de eficiencia energética.

Recientemente, el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas ha negociado con Repsol un pago de entre 100 y 110 euros por CAE, lo que representa una oportunidad lucrativa para las comunidades. Por ejemplo, una comunidad en Navarra que ha realizado mejoras en su fachada ventilada podría llegar a obtener hasta 1.000 euros por propietario.

El Gobierno considera que la implementación de los CAE acelerará las medidas de eficiencia energética en España y contribuirá al cumplimiento de los objetivos europeos de ahorro para 2030, que son significativamente más ambiciosos que los establecidos para 2020.

Las posibles actuaciones que pueden generar estos certificados van desde el cambio a iluminación eficiente, la sustitución de sistemas de climatización por alternativas más eficientes, hasta la renovación de ventanas o la mejora en el aislamiento de los edificios.

Es importante destacar que, para poder emitir CAE, el ahorro energético debe ser verificado por una empresa acreditada y validado por las comunidades autónomas, garantizando la transparencia y eficacia del proceso.

Sistema de eficiencia energética en una comunidad de propietarios.