La Autoridad Monetaria de Hong Kong (HKMA), el Banco Nacional de la República de Kazajstán y el banco central de otro país sin nombre participarán en una prueba beta de la solución técnica de SWIFT para pagos transfronterizos con la CBDC.

SWIFT ha iniciado la segunda fase del “SWIFT CBDC Sandbox Project”, que explora la interoperabilidad de diferentes monedas digitales de bancos centrales para pagos transfronterizos. Funcionarios de la empresa dijeron que la versión beta del “conector” se probará a través de la infraestructura de tres bancos centrales.

Así, la HKMA, así como los bancos centrales de Kazajstán y otro país, que no se nombró, integrarán la solución técnica de SWIFT para pagos transfronterizos mediante CBDC en su infraestructura para realizar pruebas directas. 

También los representantes de SWIFT informaron de que el grupo de bancos comerciales que participan en el proyecto se ha ampliado considerablemente. Así, en la primera fase participaron 18 instituciones financieras internacionales, y en la segunda su número aumentó a 30. Entre los recién llegados están Continuous Linked Settlement Bank (CLS), Deutsche Bundesbank, el Banco de Tailandia y muchos otros. Seguirán simulando transacciones mediante CBDC en un entorno vallado, probando su viabilidad en diferentes redes blockchain y sistemas de pago fiat.

La fase 2 también pondrá a prueba algunos casos de uso adicionales para la CBDC, entre ellos:

  • pagos automatizados a través de plataformas comerciales digitales;
  • modelos de cambio de divisas;
  • entregas de pago por uso;
  • mecanismos de preservación de la liquidez. 

Según Tom Zschach, director de innovación de SWIFT, la fase actual de pruebas e investigación ayudará a perfeccionar la infraestructura desarrollada, haciéndola lo más eficiente y escalable posible. En su opinión, a pesar de los desarrollos activos, todavía existe una alta probabilidad de fragmentación del mercado, ya que la mayoría de los países que están desarrollando proyectos de monedas estatales digitales se centran en su uso interno. Por eso, el equipo de SWIFT da prioridad a la compatibilidad de CBDC y activos tokenizados para minimizar los riesgos de fragmentación del mercado tras la introducción de instrumentos financieros.

Como recordatorio, los experimentos de SWIFT con las monedas digitales de los bancos centrales comenzaron hace más de 18 meses, en los que los analistas pudieron lograr la compatibilidad entre diferentes proyectos de CBDC.