Un estudioso tailandés ha desarrollado una nueva herramienta, el Protocolo Global de Importancia Sistémica (G-SIP), para identificar y medir el peligro sistémico en el campo DeFi. Este protocolo se fundamenta en un sistema afín empleado en el campo bancario tradicional y puede pronosticar y eludir potencialmente el colapso del mercado.

Kanis Saengchote, estudioso de la Universidad Chulalongkorn de Tailandia, ha desarrollado el Protocolo Global de Importancia Sistémica (G-SIP), una herramienta que identifica y mide el peligro sistémico de los protocolos DeFi. 

El G-SIP se fundamenta en el protocolo G-SIB desarrollado por el Banco de Pagos Internacionales (BPI) tras la crisis bancaria mundial de dos mil ocho. El mecanismo central del nuevo protocolo identifica las interactúes entre los protocolos DeFi, de la misma manera que el G-SIB identifica las estructuras bancarias críticas. Al igual que el protocolo del BPI, la nueva herramienta puede resaltar los nodos más influyentes, identificar los peligros y establecer los requisitos de capital precisos para atenuarlos. 

El autor de la herramienta apunta que, debido a la naturaleza algorítmica de DeFi, el proceso de desapalancamiento puede generarse con relativa velocidad y ocasionar inestabilidad, lo que a su vez puede provocar el colapso de los protocolos. Una prueba clara de ello es la desestabilización de Terra. El protocolo G-SIP puede pronosticar y eludir el colapso del mercado de criptomonedas identificando a tiempo los inconvenientes del protocolo DeFi y señalando la carencia de liquidez. 

Como una parte de su investigación, Saengchote probó la herramienta que creó valorando los perfiles de peligro de 4 protocolos DeFi que producen alrededor del ochenta y ocho% de la actividad en la blockchain de Ethereum. El científico evaluó el desempeño de Aave, Compound, Liquity y MakerDAO entre junio de dos mil veinte y junio de dos mil veintitres usando 4 criterios:

  • la cantidad de préstamos pendientes emitidos en todos y cada uno de los criptoactivos;
  • los criptoactivos en custodia (depositados o bloqueados como garantía);
  • la proporción de derivados de staking líquido (LSD);
  • préstamos concedidos a usuarios que toman prestados activos en por lo menos dos protocolos al tiempo.

Según las conclusiones del analista, el protocolo MakerDAO tiene el perfil de peligro más elevado. Debido a su dificultad e interconexión con otros protocolos, los inconvenientes de MakerDAO podrían afectar gravemente a todo el campo DeFi, y solucionar estos inconvenientes requeriría una enorme inversión de capital. El segundo protocolo con un perfil de peligro alto fue Aave, y Liquity fue identificado por el sistema como el protocolo con el perfil de peligro más bajo de todos y cada uno de los analizados.

Recordemos que el pasado día Curve Finance fue pirateado, lo que provocó pérdidas financieras de múltiples protocolos DeFi.