En el contexto del desarrollo mareante de la industria de la minería en América Latina, Paraguay se ha señalado como un atrayente centro para los mineros de Bitcoin.

Este país, con un IDH menor al promedio de los países en la región, ha experimentado un incremento significativo en la actividad de minería Bitcoin merced a su sobrante energético. A ello se le han sumado los recientes sacrificios legislativos para regular y promover esta industria emergente.

El sobrante energético como motor para la minería de Bitcoin

La energía hidroeléctrica es el pilar esencial de la economía energética paraguaya. La conocida represa de Itaipú, situada en el río Paraná, produce una pasmosa cantidad de 14 gigavatios (GW) de energía eléctrica. Pero lo más esencial es que representa más del noventa y nueve% del suministro energético del país.

Además de Itaipú, Paraguay cuenta con otras dos esenciales represas, Yacyretá y Acaray, que asimismo contribuyen al sobrante energético del país.

Itaipú Binacional, en funcionamiento desde mil novecientos ochenta y cuatro, ostentó el reputado título de “la mayor productora de energía a nivel mundial”, habiendo producido una cantidad record de 103.098.366 MWh en el año dos mil quince. También es reconocida como la represa con la mayor producción amontonada, alcanzando dos con cinco mil millones de MWh desde sus orígenes operativo.

Con una increíble potencia de generación electrohidráulica de 14,000 MW, Itaipú cuenta con veinte turbinas generadoras de setecientos MW cada una. La construcción de esta gigante represa requirió una inversión de treinta y seis mil millones de dólares americanos, compartida entre los dos países asociados. De pacto con Grupo Argo, Itaipú es la planta de energía hidroeléctrica más grande del planeta, solo superada por la Presa de las Tres Gargantas en China.

Este sobrante energético ha resultado ser el primordial atrayente para los mineros de Bitcoin, quienes hallan en Paraguay un sitio favorezco para establecer sus operaciones. La rebosante energía limpia y a bajo costo deja a los mineros sostener una rentabilidad significativa en sus actividades.

Paraguay como centro de desarrollo para los mineros de Bitcoin

Según el análisis de datos efectuado por la plataforma Hashrate Index, Paraguay ya cobija más del uno con cuarenta y cinco% del hashrate total de la red de Bitcoin. Aunque pueda parecer un porcentaje modesto en comparación con otras naciones, es esencial resaltar que este desarrollo ha sido impulsado en buena medida por el éxodo de mineros desde China a mediados de dos mil veintiuno.

Además, probablemente el número de mineros operando desde Paraguay sea mayor de lo estimado. Esto debido a que muchos de ellos usan redes privadas virtuales (VPN) para resguardar su identidad y localización. Esta cifra puede acrecentar en el futuro conforme más mineros procuren establecerse en el país.

Vista nocturna de la sede de administración energética de Paraguay.

Desafíos legales para la minería Bitcoin en Paraguay

Aunque Paraguay muestra un enorme potencial como centro de minería Bitcoin, no está exento de retos que deben abordarse para impulsar aún más el desarrollo de la industria.

Uno de los primordiales obstáculos es la carencia de una regulación clara y definida para la minería de criptomonedas. La ausencia de marcos legales sólidos y seguros puede producir inseguridad para los participantes. quienes desean operar en un ambiente regulado y protegido.

Por otra parte, está el aspecto fiscal, puesto que esta actividad podría emplearse para la evasión de impuestos. Sin mentar las granjas clandestinas que sostienen una conducta parasitaria, causando pérdidas millonarias en energía a la ANDE.

Recientemente, la fiscalía paraguaya allanó una granja clandestina que ocasionó pérdidas millonarias a la administración eléctrica.

Además, las tarifas energéticas y los trámites burocráticos asimismo representan un reto para la industria minera en el país. Para que Paraguay se consolide como un centro líder en la minería de Bitcoin en América Latina, es esencial que se desarrollen políticas y normativas que faciliten, fomenten y regulen esta actividad.

Las leyes y los mineros: El proyecto de ley para regular la minería BTC en Paraguay

En un esmero por abordar estos retos, el miembro del Congreso de los Diputados Carlos Rejala presentó un proyecto de ley para regular la minería Bitcoin en Paraguay a mediados de dos mil veintiuno. Aunque el proyecto consiguió la aprobación de la Cámara de Diputados y el Senado, fue vetado por el presidente Mario Abdo Benítez en el mes de agosto del mismo año.

El proyecto de ley procuraba reconocer y aprovechar el sobrante energético del país como un incentivo para promover el desarrollo de la industria de la minería de Bitcoin. Además, tenía como objetivo establecer un marco regulativo claro que brindase seguridad y confianza a los inversores y participantes.

A pesar del veto presidencial, los sacrificios por regular la minería Bitcoin siguen. Es por este motivo, bastante probable que en el futuro se presenten nuevas propuestas para impulsar la industria.

Paraguay se ha vuelto un paraíso para los mineros de Bitcoin

Paraguay, con su sobrante energético y sus atractivos incentivos, se ha afianzado como un esencial centro para la minería Bitcoin en América Latina. Aunque encara retos, como la carencia de regulación y las tarifas energéticas, el país sigue atrayendo a más mineros interesados en aprovechar su rebosante y económica energía hidroeléctrica.

Hasta 2021, se estimaba que BTC consumía aproximadamente 143 teravatios por hora (TWh) de electricidad al año.

Con un marco legal conveniente y el promuevo de la industria, Paraguay podría posicionarse como el primordial centro de minería Bitcoin en la zona en el mediano plazo.

La combinación de recursos naturales, infraestructura y el interés creciente en la criptomoneda hacen que el país sea un sitio prometedor de cara al desarrollo de esta industria renovadora y en continua evolución.

Uno de los factores que pueden impulsar a que la iniciativa tenga éxito a medio y a largo plazo es el de un mayor compromiso por la parte de los actores de Bitcoin para con la población local. Si no hay beneficio para esta última, va a ser difícil que se promulgue legislación conveniente a esta actividad, y mucho menos que llegue a tener el visto bueno de la opinión pública.