Según una investigación efectuado por TaxCripto, más del setenta% de los inversores en criptomonedas en España notificaron pérdidas en la declaración de impuestos de dos mil veintidos. Durante ese año, las criptomonedas experimentaron grandes caídas, lo que llevó a los inversores a padecer pérdidas.

Para reducir su carga impositiva, muchos decidieron materializar estas pérdidas ya antes del cierre del ejercicio. A fines de dos mil veintidos, los usuarios de TaxCripto tenían en promedio más de seis mil€ en criptomonedas, con pérdidas no efectuadas del setenta%.

Las criptomonedas y los impuestos… Como el agua y el aceite

El plazo para presentar la declaración de impuestos pertinente a dos mil veintidos concluyó el treinta de junio e incluyó cambios esenciales con relación a las criptomonedas. Se agregó una sección concreta para declarar las ganancias y pérdidas generadas con esta clase de activos.

Debido al bajo desempeño de las criptomonedas a lo largo de dos mil veintidos, conocido como “el invierno cripto”, más del setenta% de los inversores declararon pérdidas. Repercutiendo en una evasión de impuestos por la parte de la mayor parte de inversores de criptomonedas. Pese a esto, muchos inversores aún no habían materializado sus pérdidas. Esto dado a que los saldos en criptomonedas a fines de dos mil veintidos proseguían amontonando pérdidas próximas al setenta%.

Los inversores en futuros y derivados de criptomonedas asimismo experimentaron pérdidas, con un noventa y uno% de los traders en estos activos declarando pérdidas a lo largo de dos mil veintidos.

Alberto Miranda, creador, CFO y consultor fiscal de TaxCripto, sugiere que tras el mal desempeño del mercado de criptomonedas en dos mil veintidos, tenía sentido estimar la realización de pérdidas y compensarlas con ganancias en otros activos “desde una perspectiva fiscal”. Agrega además de esto que es esencial efectuar una planificación fiscal ya antes del cierre del ejercicio.

En singular para valorar la posibilidad de transformar pérdidas latentes en pérdidas reales que puedan compensarse con ganancias de otras operaciones a lo largo del año.

Binance lidera las inversiones en criptomonedas

Según el informe de TaxCripto, Binance es la plataforma líder en España para invertir en criptoactivos, representando el cuarenta y seis% de todas y cada una de las plataformas integradas en TaxCripto y el ochenta y cinco% de las transacciones registradas en criptomonedas a lo largo de la campaña de impuestos. Le prosiguen Coinbase con un diez% y Kraken con un siete%.

Por otro lado, Bit2ME, la plataforma de España, tiene una presencia mínima con solo un dos% de las integraciones y un uno con siete% de las transacciones en TaxCripto.

En cuanto a las criptomonedas más usadas, Binance Coin (BNB) encabeza la lista presente en el dieciocho% de las transacciones integradas en TaxCripto. Le prosiguen Tether (USDT) con un once% y Bitcoin con el diez%. En términos de géneros de transacciones, los inversores españoles prefieren el staking (cuarenta y seis%) y las permutas de criptomonedas (treinta y nueve%).

Jesús Luna, creador y CEO de TaxCripto, resalta que “el inversor promedio español en criptomonedas tiene una cuenta en Binance, opera principalmente con BNB y USDT, y generalmente realiza permutas de criptoactivos y operaciones de staking debido a su alta rentabilidad”.

Además de la declaración de impuestos para Hacienda, se introduce el modelo setecientos veintiuno como una nueva obligación tributaria para los inversores en criptomonedas. Aunque aún no ha sido aprobado, en un inicio los residentes fiscales en España que tengan criptomonedas en el extranjero con un valor superior a cincuenta mil euros van a deber presentarlo ya antes del treinta y uno de diciembre de dos mil veintitres, ya que no van a ser exonerados de impuestos.

Conocer la localización y los saldos de los criptoactivos que podrían integrar el modelo informativo setecientos veintiuno va a ser vital para cumplir con la nueva legislación fiscal aplicable a las criptomonedas. Según los datos de TaxCripto, solo el cuatro% de los inversores en criptomonedas superaron el límite establecido y tendrían la obligación de presentar el modelo en dos mil veintitres.