Un marco internacional para el intercambio de información sobre criptoactivos (CARF, por sus siglas en inglés), que están desarrollando los países miembros del G20 y que está diseñada para proporcionar transparencia fiscal global a las criptomonedas, se pondrá en marcha en tan sólo cuatro años. 

En el marco de una cumbre de dos días celebrada en Nueva Delhi, los líderes del G20 pidieron que se acelerara el desarrollo y la aplicación del Marco de Información sobre Criptoactivos (CARF), un marco regulador intergubernamental para los activos de criptomonedas. Según un informe de The Economic Times, el marco permitirá compartir información entre países a partir de 2027.

Los líderes del G20 pidieron que se acelerara no sólo la aplicación del CARF, sino también los cambios relacionados con la Norma Común de Información (CRS). En una declaración firmada por los participantes en la cumbre se afirmaba que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) no sólo debía coordinar los esfuerzos de todas las jurisdicciones, sino también, antes de la próxima reunión, que se celebrará en octubre de este año, establecer un calendario preciso para el inicio del intercambio de información.

El desarrollo del CARF y las correspondientes enmiendas al CRS pretenden abordar los retos a los que se enfrentan las autoridades fiscales a la hora de controlar y gravar los beneficios derivados del negocio de criptomonedas. El CARF consiste en una serie de normas que obligarán a los proveedores de criptoservicios, incluidos los exchanges de criptomonedas no regulados y los proveedores de billeteras de criptomonedas:

  • implementar un procedimiento para verificar y determinar la identidad de los usuarios de criptomonedas;
  • comunicar información sobre sus clientes a las autoridades fiscales;
  • proporcionar información completa sobre las transacciones realizadas con activos digitales.

La iniciativa CARF fue propuesta por la OCDE en octubre de 2022 y consiste en el intercambio automático de información sobre transacciones de criptomonedas entre jurisdicciones. Su aplicación reducirá los riesgos de fraude y evasión fiscal por parte de los usuarios de criptomonedas.

Recordemos que, a principios de este año, los representantes de los países miembros del G20 acordaron desarrollar un marco normativo global para la regulación del mercado de criptomonedas.