La industria de las criptomonedas en Estados Unidos, expectante de dejar atrás las polémicas relacionadas con Sam Bankman-Fried, ha destinado copiosas sumas de dinero a un fondo político para apoyar a aspirantes en favor de las criptomonedas.

El lunes, un conjunto de comités de acción política dirigidos por el super PAC Fairshake anunció que empezaba el año electoral con una pasmosa suma de setenta y ocho millones de dólares estadounidenses en su tesorería.

Las primordiales empresas de criptomonedas en Estados Unidos se lanzan a la política

Las contribuciones proceden de empresas-primordialmente exchanges– de criptomonedas como Coinbase, Circle y Kraken. Así como de inversores tecnológicos notables como Andreessen Horowitz y los hermanos Cameron y Tyler Winklevoss.

En un comunicado, el conjunto aseveró que Fairshake se compromete a apoyar a líderes listos para impulsar la innovación y navegar por la compleja regulación en la era digital.

Leer más: Mejores exchanges descentralizados de criptomonedas (DEX) en 2023

La cantidad colectada sugiere que la industria de las criptomonedas, a pesar de su relativa juventud, está madurando en una fuerza políticamente influyente. Teniendo un financiamiento equiparable a ciertos primordiales Super PAC del país.

A principios del año vigente, Coinbase, una plataforma de criptomonedas cotizada en bolsa, lanzó la primera organización sin fines de lucro independiente de la industria. Esta estaba enfocada en fomentar legislación cripto a través del Congreso.

Estos fondos asimismo asisten a ocupar el vacío dejado por Bankman-Fried, quien destinó treinta y seis millones de dólares estadounidenses a donaciones a campañas y causas demócratas en dos mil veintidos.

Históricamente, las criptomonedas han operado en los márgenes regulativos en los Estados Unidos, abogando por un marco regulativo amoldado a los activos digitales. Sin embargo, la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos (SEC) ha adoptado una postura claramente indiferente cuando no hostil cara la industria, valorada en 1 billón de dólares estadounidenses.

¿Podrían ganar las criptomonedas una mayor repercusión en Washington?

Los defensores de las criptomonedas son optimistas y creen que la situación cambia en Washington. Durante el verano, la Cámara de Representantes avanzó en múltiples proyectos de ley relacionados con la regulación cripto, si bien encaran retos en el Senado.

Además, un fallo judicial en el mes de agosto allanó el camino para la creación de un fondo cotizado en bolsa vinculado a los costes de bitcoin, dejando a inversores más usuales ingresar al mercado. Se espera que los reguladores se pronuncien sobre las peticiones de ETF de bitcoin a inicios de enero.

Leer más: Reseña de Binance (dos mil veintitres): ¿El exchange conveniente para ti?

El impulso político asimismo refleja el deseo de la industria de prosperar su imagen. Misma que está con fuerza dañada el colapso de FTX hace algo más de un año, y la condena por fraude en otoño de Bankman-Fried.

Sin embargo la pésima presentación pública de las criptomonedas ya no solamente se debe a SBF. En el último trimestre del año, el CEO de Binance; se declaró culpable de cargos federales de lavado de dinero. Suceso que las autoridades estadounidenses calificaron como el pacto corporativo más grande en la historia con cargos delincuentes para un ejecutivo.

En todo caso, la lucha contra la hostilidad regulativa y la busca de un marco legal conveniente para los activos digitales se acentúan. Destacando la relevancia de esta iniciativa en un contexto electoral clave.

Esta participación de actores señalados, como Ripple, Coinbase y Gemini, subraya el compromiso de la industria en la capacitación de políticas que promuevan la innovación y la responsabilidad en la era digital, en un instante en que las criptomonedas procuran ganar terreno en el campo político y regulativo de los Estados Unidos.