Los bancos centrales de Hong Kong e Israel, en colaboración con el Banco de Pagos Internacionales (BPI), han publicado los resultados de Project Sela, un proyecto conjunto destinado a explorar el uso de la moneda digital de banco central minorista (rCBDC) con intermediarios privados.

El Banco de Israel (BoI), la Autoridad Monetaria de Hong Kong (HKMA) y el Banco de Pagos Internacionales (BPI) han informado de la conclusión con éxito del Project Sela, una iniciativa conjunta destinada a probar y desarrollar una moneda digital de banco central (CBDC) adecuada para su uso minorista masivo.

El proyecto ha demostrado que la CBDC minorista puede sustituir al papel moneda sin comprometer la seguridad y privacidad del usuario. La principal ventaja de la moneda digital es su accesibilidad para las instituciones financieras privadas. El Project Sela ha probado la viabilidad de la rCBDC para su uso por bancos, cooperativas de crédito y organizaciones similares.

Uno de los objetivos clave del Project Sela era crear un ecosistema de CBDC minorista accesible, competitivo e innovador para una amplia gama de usos. Así, el proyecto puso a prueba:

  • la creación de un registro de cuentas de usuario final de CBDC pseudoanónimas;
  • la capacidad de realizar liquidaciones instantáneas en CBDC a través del sistema de liquidación bruta en tiempo real (RTGS);
  • la gestión y conversión de CBDC en depósitos bancarios y efectivo a través de instituciones financieras privadas;
  • el uso de un intermediario, Access Enabler, que presta servicios a los clientes, incluidos los procedimientos de identificación de clientes, firma de transacciones y enrutamiento.

Según Benedicte Nolens, directora del Centro de Innovación del BPI en Hong Kong, el uso de Access Enabler resolverá los problemas de liquidez y liquidación al eliminar la necesidad de mantener las rCBDC de los usuarios en el balance del intermediario. Esta función también reducirá los costes de mantenimiento de los servicios de blockchain de pago, afirmó.

Los resultados del Project Sela también mostraron que los usuarios de rCBDC no están obligados a tener cuentas en instituciones financieras para utilizar sus servicios. La liquidación de la moneda digital correrá a cargo de los bancos centrales y los usuarios conservarán el control total de sus billeteras electrónicas.

Según Howard Lee, subdirector ejecutivo de HKMA, los resultados del Project Sela se tendrán en cuenta en el desarrollo del dólar digital de Hong Kong (e-HKD), cuyo proyecto piloto se puso en marcha hace unos meses. 

Como recordatorio, el Banco de Israel está experimentando activamente con la CBDC, considerando el shekel digital como una alternativa al dinero tradicional.