El dólar blue, como se conoce a la cotización que marca el pulso de la economía en Argentina, ha escalado hasta lograr su máximo histórico. La moneda de Norteamérica subió 5 pesos en las últimas veinticuatro horas y cerró su cotización a quinientos tres pesos argentinos por billete verde. Luego de unos días de quietud, la cotización se mostró de nuevo en alza para superar una barrera que parecía inconquistable.

El rebote diario es el más grande que da el dólar blue desde el dieciseis de junio pasado, cuando había subido siete pesos en una jornada. Con estos datos, la divisa marca un ascenso en el mes de julio de 9 pesos o un uno con ocho por ciento. Y en dos mil veintitres anota una ganancia de ciento cincuenta y siete pesos argentinos o cuarenta y cinco,4 por ciento.

Continúa la caída de reservas de Argentina, a la espera del pacto con el FMI

La situación derivada del incremento del dólar paralelo ha despertado de nuevo un panorama de inseguridad económica en Argentina. Este contexto no tiene como causa exclusiva el aumento de la cotización blue, sino la carencia de pacto entre el país de Sudamérica y el Fondo Monetario Internacional (FMI) remarca el panorama dudoso.

De pacto a las informaciones difundidas la semana pasada, una comitiva presidencial estaría en estos días firmando el pacto con el organismo y, con esto, el envío de fondos destinados a fortalecer las reservas del Banco Central (BCRA). Eso, hasta este instante, no ha ocurrido. De hecho, a la carencia de dólares estadounidenses, se ha sumado la utilización de más de la mitad de los yuanes habilitados por China.

El especialista económico Andrés Reschini, de F2 Soluciones Financieras, ha dicho al diario Clarín.

“Como sabemos, el blue es un mercado más chico pero como es el más libre tiene un gran efecto sobre el clima de negocios. A pesar de haber roto la berrera de los 500, a $503 acumula un 54,4% en lo que va del año y 1,8% en lo que va del mes versus una inflación acumulando alrededor del 57% y el 2,9% en los mismos períodos respectivamente”.

Por su parte, Salvador Vitelli, de Romano Group, ha explicado que se trata de un incremento lógico al estimar los antecedentes recientes.

“Este nuevo movimiento alcista del blue se da luego de dos meses en los que había quedado “planchado” en el mercado cambiario. En abril había subido diecinueve con tres% y ya mayo y junio estuvo parcialmente calmo, haciendo que sus valores nominales se acaben licuando por el efecto de la inflación”.

El incremento del blue ocurre en un contexto de pérdida de reservas e inseguridad por la carencia de pacto con el FMI. Como el Gobierno infringió cinco de las seis metas negocia waivers y eludir hacer correcciones ya antes de las elecciones primarias. Argentina encara un pago pendiente con el Fondo por unos dos mil seiscientos millones de dólares estadounidenses que vence a fin de mes. Este jueves va a haber una rueda de prensa del FMI y, paralelamente, se anunciará el dato de inflación de Argentina pertinente al mes de junio.

Cotización de los “otros dólares” que operan en Argentina

Debido al incremento, el Banco Central debió intervenir y desprenderse de veintidos millones de dólares estadounidenses. A todo esto, las otras cotizaciones que el dólar tiene en Argentina quedaron del siguiente modo:

  • El dólar Qatar, que está recargado con un treinta% del impuesto PAÍS, un cuarenta y cinco% deducible del Impuesto a las Ganancias y de Bienes Personales, y una nueva percepción del veinticinco% a cargo de Bienes Personales, acabó la ronda a quinientos cincuenta y tres con setenta y ocho pesos argentinos.
  • El dólar ahorro o solidario, que incluye el treinta% del impuesto PAÍS y el treinta y cinco% deducible del Impuesto a las Ganancias y de Bienes Personales, escaló hasta los cuatrocientos cincuenta y seis con ochenta y siete pesos.
  • El dólar mayorista concluyó a doscientos sesenta y cuatro con cinco pesos por unidad, ochenta y cinco centavos arriba del cierre de la víspera.
  • El dólar turista o tarjeta aumentó sesenta y tres centavos, hasta los cuatrocientos ochenta y cuatro con cincuenta y seis pesos.
  • El dólar MEP -operado con el bono AL30 en el segmento Prioridad Precio Tiempo o PPT- se comercializó en 489,84 pesos. Con estos datos, la brecha con el oficial alcanza el ochenta y cinco,58%.
  • El dólar “Contado con Liquidación” (CCL) -operado con el bono GD30 en el segmento PPT- operó en quinientos ocho con cincuenta y uno pesos. En efecto, la distancia con el oficial se situó en un noventa y dos con sesenta y cinco%.