Los desarrolladores de redes blockchain Base y Optimism han anunciado un pacto por el que la gobernanza y las ventajas de las redes blockchain se van a repartir entre las dos empresas. A su vez, Coinbase ha establecido una serie de “principios de neutralidad” que proseguirá para eludir que Base se centralice. 

Representantes de Base, un protocolo de capa dos en la red Ethereum, anunciaron un pacto con Optimism Collective, los desarrolladores de la solución L2 de Optimism. En virtud de la asociación, las compañías administrarán de forma conjunta los protocolos y compartirán las ventajas para permitir el nivel preciso de descentralización. 

Según el post en el weblog de Optimism Collective, la colaboración se efectúa en el marco de la futura red de rollups y L2 — Superchain, que se supone que unirá todos y cada uno de los protocolos de capa dos de Ethereum en una sola red. 

La cooperación entre Base y Optimism implica dos puntos primordiales destinados a fomentar la descentralización de las dos redes:

  1. Cogestión. Los contratos inteligentes de Base solo pueden actualizarse por medio de una cartera multifirma de dos factores, en el que una firma está bajo control por Base y la otra por la Optimism Foundation. Esto quiere decir que Base no puede actualizarse sin el permiso del equipo de Optimism.
  2. Economía y compromiso a largo plazo. Base aportará el dos,5% de sus ingresos o el quince% de sus beneficios al Optimismo Collective. A cambio, Base va a tener voz en la administración del protocolo Optimismo. Para ello, no tendrá más del nueve% del total de tokens OP que participen en la DAO a lo largo de los próximos seis años, lo que supone unos ciento dieciocho millones. 

El pacto asimismo supone que la administración de Base se trasferirá a la junta de seguridad descentralizada de Optimism ya el año próximo.

Por su parte, Will Robinson, CTO de Coinbase, prometió que el exchange de criptomonedas proseguirá siendo un partícipe neutral en la red Base. En nombre de Robinson, se publicaron una serie de “principios de neutralidad” en el weblog de la compañía, que establecen que Coinbase no:

  • almacenará ni controlará las criptomonedas que los usuarios ingresen en la red Base;
  • alterará el orden de las transacciones a su favor;
  • hará un uso incorrecto de cualquier información no pública conseguida de Base. 

Como recordatorio, la red Base se lanzó el nueve de agosto. Técnicamente, está construida sobre OP Stack, un conjunto de herramientas para desarrolladores de código abierto que es la base del ecosistema Optimism. Según Dune Analytics, a data de veinticuatro de agosto, prácticamente un millón de nuevos usuarios se han unido ya a la red Base.